El portaaviones de hielo  

publicado por Brigo dentro de , ,

Durante la segunda guerra mundial el uso de aviones se hizo imprescindible, un sistema demasiado sencillo tanto a la hora de causar daños sobre el enemigo como en el transporte de mercancías (el cual era bastante arriesgado por mar, ya que las principales rutas solían estar custodiadas por submarinos alemanes), como para rechazarlo. Pero existían varios problemas derivados de la necesidad de la aviación: la distancia que podía recorrer un avión era limitada, y en algunos casos insuficientes. Esto se paliaba con la construcción de portaaviones, pero a su vez generaba otro problema, la escasez de acero (y la posibilidad de ser hundidos).

Para ello se agudizó el ingenio y la idea resultante fue la construcción de un portaaviones hecho con hielo y serrín. La idea original fue copiada de unos documentos incautados a los alemanes, en los cuales se proponía la creación de una base marítima simplemente cortando y moldeando un iceberg, lo cual seguramente habría funcionado, pero era demasiado grande para realizar. Tras esta idea ingenieros británicos se pusieron manos a la obra para diseñar un prototipo que pudiese aguantar el tránsito de los aviones y que a su vez durase más de lo que lo hace un hielo normal.


Habbakuk (representación junto a un portaaviones tradicional)


Y fruto de todo ello nació el Habbakuk, un portaaviones hecho básicamente de Pykrete (bloques congelados de agua y serrín). El serrín se le añadió para aumentar la resistencia del hielo, y los resultados fueron mucho mejores de lo esperado, y es que el serrín además de aumentar la durabilidad del invento, debido a su baja conductividad térmica, aumentaba considerablemente también la resistencia de este. La resistencia del Pykrete sería similar a la del hormigón actual.

Habbukuk (la palabra) proviene de un nombre bíblico utilizado para designar a una obra o trabajo espectacular, por otro lado la palabra Pykrete es una mezcla de “concrete” (hormigón en inglés), y Geoffrey Pyke, el cual fue el principal ingeniero del proyecto elaborado para el gobierno británico.

El Habbakuk esta diseñado para alojar en su interior aproximadamente a unos 200 aviones caza, o la mitad de bombarderos. Su longitud sería de 600 metros, y debería tener un grosor de 12 metros en las paredes. Poseía un sistema de refrigeración para evitar así un deshielo prematuro. El peso total de la estructura superaría los 2 millones de toneladas.


Volumen que tendría el portaaviones

Durante la presentación en Canadá para conseguir los fondos necesarios para su construcción se disparó a un par de bloques, uno de hielo normal, y otro de Pykrete, el primero fue pulverizado, pero el segundo hizo que la bala rebotase e hiriese levemente a un mariscal.

Finalmente y pesar de que resultó ser una gran idea el Habbakuk no llegó a prosperar debido a que el final de la guerra esta demasiado cerca, no habría dado tiempo a concretar y fabricar uno.


El Habbakuk es de esas ideas que surgieron durante la guerra mundial, fruto de la necesidad de encontrar un arma definitiva que facilitase mucho las cosas. Ambos bandos, pero quizás la Alemania Nazi con mayor ímpetu, estuvieron abiertos a la investigación de nuevos sistemas de combate o de suministros.

0 comentarios

Publicar un comentario

Bienvenid@

Un saludo, no te olvides de dejar tu comentario, vota y ayuda a mejorar este blog.

Espero que disfrutes de los contenidos de este blog, y que encuentres lo que busques.

Feed

Introduce tu correo:

ofrecido por FeedBurner

Últimos artículos

me leen

Categorías

Blogumulus by Roy Tanck and Amanda Fazani